Image img lecturas
Dos fantásticas lecturas mexicanas
Image angelica reyes kdqlpk0fh o unsplash
Si eres de las personas que disfrutan las lecturas de magia, misterio y un toque de fantasía e irrealidad, entonces estoy segura que vas a disfrutar de estas dos lecturas que hoy te recomiendo. 
Si eres de las personas que disfrutan las lecturas de magia, misterio y un toque de fantasía e irrealidad, entonces estoy segura que vas a disfrutar de estas dos lecturas que hoy te recomiendo. 

Si has escuchado, visto alguna película o leído alguno de los libros de la saga de Harry Potter, sabrás que este personaje creado por J.K. Rowling es parte de la cultura universal de la fantasía y la realidad alterna, pero ¿sabías que este tipo de historias sientan sus bases en la literatura fantástica? ¿Sabías que muchas de las características, con las que hoy en día conocemos a esta corriente denominada literatura fantástica, también tienen sus orígenes en la literatura mexicana del siglo XX?

Los dos cuentos mexicanos que quiero presentarte, fueron creados por dos escritores conocidos como precursores de dicha corriente literaria. Aquellos son un llamado al mundo, de que México puede ofrecer grandes escenarios de cosas inimaginables, sorprendentes; pero que también pueden contener, como en estos textos, tintes de horror y locura.

El primer cuento que te quiero recomendar lleva por título “La noche del féretro” del escritor Francisco Peláez, mejor conocido por su pseudónimo como “Francisco Tario”. Sus obras se caracterizaron por ser la voz de objetos y animales que no eran tomados en cuenta ni por la gente de aquella época ni por sus colegas escritores. En “La noche del féretro”, Tario reviste a un ataúd de “vida” y sentimientos, como todo un personaje que sueña, odia, desea y se nombra a sí mismo como un “hombre”. La ruptura se dará cuando el personaje principal entra en una crisis por ir en contra de lo que para él representa su identidad y el anhelo de su destino.  El texto sigue una línea con los diálogos de un ataúd que erotiza a su futuro difunto, de una manera poco ortodoxa y que en algún momento puede, aunque suene extraño, sacarnos una sonrisa. Tario es el mejor ejemplo de que el humor y el horror pueden compaginarse en una historia. 

El segundo cuento que quiero recomendar, le pertenece a la recién fallecida Amparo Dávila, escritora zacatecana cuyas obras literarias se caracterizaron por tener cierto aspecto de “siniestro”, envueltas entre el misterio y la locura. “La señorita Julia” nos relata la historia de una mujer que ante los ojos de la sociedad es vista como una persona pulcra, recta y cabal. Todo cambiará, cuando en el misterio de la obscuridad, unos ruidos extraños irrumpan con la tranquilidad de su hogar; ruidos que al parecer sólo perseguirán a la señorita Julia entre armario y su alcoba y que serán la causa de su mayor desdicha. 
 
Estas, para mí, son dos lecturas obligatorias de la cultura literaria de nuestro país, que espero te animes a conocer.
Te puede interesar